La estética ha cobrado vital importancia en las últimas décadas, tener unos dientes perfectos con una ortodoncia invisible es una tendencia cada vez más asumida socialmente.

Todos queremos tener una sonrisa que brille con luz propia en cualquier evento, cita o reunión de trabajo. Vivimos en una sociedad esteta, con su impacto positivo y con su impacto negativo para el devenir del ser humano y su forma de actuar. Es inevitable que nuestros dientes sean punto neurálgico de la fachada que proyectamos hacia el exterior. Colocar una ortodoncia, en este caso invisible, es un fantástico remedio para cuidar nuestra imagen durante y posteriormente al tratamiento.

La técnica de aplicación consiste en unos alineadores o férulas invisibles, hechas a medida y con el uso de la tecnología 3D más moderna e innovadora. Estos alineadores se encargarán de corregir la dentadura del paciente de forma progresiva y paulatina.

Las férulas se cambian cada poco tiempo, ya que el objetivo es ir corrigiendo mediante la simulación informática estos alineadores desechables. Se analiza la situación inicial de la boca del paciente, posteriormente se crea una simulación de la corrección de su cavidad bucal y se adaptan las férulas mencionadas para cada fase del proceso de cambio.

Ventajas de la ortodoncia invisible

Más allá de la estética existen una serie de ventajas que cabe mencionar a la hora de afrontar este tipo de tratamiento. Es evidente que no se nota su existencia y que nadie de tu alrededor sabrá que lo usas. Podrás mantener tu sonrisa inicial durante el proceso de modificación.

Normalmente, tiene menos efectos secundarios nocivos tras finalizar el tratamiento. Por la vía habitual podemos encontrarnos con alguna mancha en nuestras piezas dentales, caries, gingivitis. En relación a esto, también podemos destacar la facilidad de adaptación con la que nos acostumbramos a convivir con ella, es mucho más rápido y sencillo que cualquier ortodoncia convencional. Otro de los factores que notaremos en la mejora es la inexistencia de aftas o llagas, estos daños colaterales no aparecerán con este tipo de ortodoncia invisible.

Con este modelo de ortodoncia podrás comer y beber con total normalidad y comodidad, no existen restricciones, ya que la puedes retirar a la hora de sentarte a la mesa. Lo mismo sucede con la limpieza de nuestras piezas dentales, retiramos y limpiamos en profundidad para una higiene bucal perfecta.

Y todo esto, sin perder un ápice de efectividad. En los casos a los que se le recomienda acelera los procesos y reduce los periodos de tratamiento. Una opción cada vez más demandada y recomendada por efectividad, comodidad y estética.

Desventajas

Ante todos los pros que encontramos, es difícil señalar algunos contras. Uno de ellos es muy sencillo de solventar y trata directamente con el compromiso del paciente para llevar consecuentemente el tratamiento señalado. Las fundas solo deben retirarse para comer y realizar labores de higiene, el resto del día deben permanecer colocadas para que realicen su función. Si no cumplimos con esta norma, es posible que no sirva de nada la inversión que estamos realizando.

Otro de los contras a señalar los podemos encontrar en personas con casos severos de bruxismo. Esta patología puede hacer desgastar las férulas colocadas dañando el material y haciendo ineficaz su uso. En este caso debe ser el odontólogo el encargado de realizar las recomendaciones adecuadas para cada paciente.

Si te hemos convencido de que la ortodoncia invisible pueda ser una fantástica opción para iluminar tu boca, puedes pedir cita con nosotros sin ningún compromiso. En Medical Implant contamos con especialistas en ortodoncia invisible y ortodoncia de baja fricción estética sin extracciones para satisfacer todas tus necesidades.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *