En el sector de la salud bucodental existen muchos mitos sin peso ni respaldo científico que pueden escucharse habitualmente. Muchos de ellos no son ciertos y pueden ser perjudiciales para nuestra salud dental a medio-largo plazo. En este post señalamos los más habituales para no dejarnos convencer por soluciones poco eficaces.

Mitos_dentales_habituales

“El sangrado de encías es normal”

El sangrado de encías solo se produce cuando existe algún problema o infección. La gingivitis o periodontitis son algunas anomalías más frecuentes relacionadas con el sangrado y, por supuesto, necesita tratamiento y atención profesional.

“Masticar chicle sustituye el cepillado”

Comer alimentos crujientes y masticar chicle favorecen la autolimpieza dental por su acción mecánica y es recomendable únicamente como complemento, sin embargo, nunca debe utilizarse como sustitutivo del cepillado dental.

“Los cepillos duros limpian mejor”

Todos los cepillos cumplen su función de higiene de igual forma, y está demostrado que los cepillos duros pueden provocar heridas, desgaste en el esmalte y problemas en las encías si no son utilizados correctamente. Es recomendable, independientemente del cepillo que utilizamos, aplicar la técnica correcta.

“Cuanta más espuma genera el dentífrico, mejor”

La espuma que genera el dentífrico durante el cepillado no es relevante. La efectividad de esta actividad depende en gran medida de la técnica empleada y otros componentes de la propia pasta dental. La duración y el método empleado son dos de las claves más importantes en este sentido. 

“El bicarbonato es bueno para blanquear los dientes”

Los blanqueamientos dentales sólo pueden ser realizados por un profesional con los productos o tratamientos indicados para ello. El bicarbonato se utilizaba antiguamente como blanqueante, pero no es recomendable, ya que es abrasivo y puede afectar al esmalte.

“Si no duele, no le des importancia”

En el caso de caries, en su fase inicial es indolora y solo afecta al esmalte. El dolor aparece cuando se extiende a los tejidos internos produciendo sensibilidad y, por supuesto, dolor. Por otro lado, el hecho de no sufrir dolor en las encías no significa buena salud dental. Igual que la caries, los trastornos periodontales no presentan cambios ni signos evidentes de ellos.

“El mal aliento o halitosis siempre se deben a problemas digestivos”

En el 90% de las veces, el mal aliento aparece por motivos de higiene dental. La deficiencia en la limpieza, la acumulación de bacterias y los restos de alimentos son los principales factores que llevan a la aparición de halitosis. Además, los especialistas ponen el punto de mira en la necesidad cepillar también la lengua. El mal aliento originado por problemas digestivos es menos frecuente.

“Los implantes son para toda la vida”

Nada es esta vida es para siempre. Como en la mayoría de los problemas generados en la boca, la falta de higiene y la propia fisiología del paciente afectan directamente sobre la duración y el mantenimiento de este tratamiento.

“No es necesario visitar al dentista si se está embarazada”

Durante el embarazo es igual de importante acudir al dentista para una revisión de dientes y encías con la intención de prevenir o diagnosticar infecciones u otro tipo de problema.

Contáctanos sin compromiso a través del teléfono +34 922 74 97 42 o del correo info@dentalturismo.es. Te daremos toda la información que necesites y concertaremos una cita para resolver cualquier duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *